Entretenimiento

¡Qué razón tienes, José Agustín!

Debo decir que nunca fui buena escribiendo ficción; sin embargo, leerla me encantaba y me sigue fascinando.

Debo decir que nunca fui buena escribiendo ficción; sin embargo, leerla me encantaba y me sigue fascinando.

En mis años de universitaria, algunas de las materias que más disfrutaba eran las de literatura, como era de esperarse. Debo decir que nunca fui buena escribiendo ficción; sin embargo, leerla me encantaba y me sigue fascinando.

Por aquellos años, una de las encomiendas fue leer a José Agustín y “ensayar” alguna idea con uno de sus cuentos. Elegí realizar el ejercicio desde la óptica de la literatura De la onda, porque en algún momento fue considerada una de las corrientes más polémicas. Además, causó un debate sobre lo que merece ser llamado literatura y lo que simplemente se reduce a textos banales.

DeLaOndaCuando estaba buscando material para elaborar ese ensayo, me topé con una entrevista al escritor, publicada en 1987, y decidí usarla para contrastar lo que en ella argumentaba con uno de sus cuentos titulados ¿Cuál es la onda?.

En ambos textos, José Agustín se expone como ferviente defensor del uso del leguaje coloquial, elemento característico de la corriente literaria en cuestión. El empleo de este estilo se ha dado a lo largo de la historia de maneras diferentes. Uno de los más famosos es el caso de Don Quijote de la Mancha, donde se retoma el lenguaje coloquial de la España de la época, aunque ahora ya no se catalogue como tal.

Uno de los problemas al usar este tipo de lenguaje para obras literarias, según algunos críticos, es la vigencia o permanencia de las mismas, porque esa característica puede hacerlas efímeras. Sin embargo, de acuerdo con José Agustín,

el hecho de que haya cambios dentro de una manera de concebir el arte literario, no quiere decir que vaya a ser efímero [solo basta ver cuánto tiempo tiene publicándose la obra de Miguel de Cervantes] (…) En el fondo, lo único que implica [ese juicio] es un desprecio muy grande por el lenguaje coloquial. Piensan que el lenguaje del pueblo no puede merecer los honores de las páginas de la literatura, y no se dan cuenta en realidad de que el español que nosotros hablamos viene de la porción vulgar, coloquial, del latín (Teichmann, 1987, p. 62 y 63).

El lenguaje coloquial no solo no es efímero, sino que puede resultar la parte más dinámica y viva de la lengua. Así sucede en el juego de sobrenombres ejecutado en el cuento ¿Cuál es la onda? de José Agustín, donde sus personajes se dirigen entre ellos de maneras variadas, como si buscaran quitarle lo cotidiano a sus nombres.

Por otro lado, el autor piensa que

cuando se considera solo un estricto lenguaje literario, se puede generar un fenómeno castrante, extraordinariamente limitante para el escritor, porque no puede irrumpir en otras áreas de las letras. Esto implica un feroz clasismo (Teichmann, 1987, p. 63).

Resulta razonable ahora entender por qué José Agustín utiliza varios idiomas y estilos en un solo cuento: para mostrar las diferentes clases sociales a las que pertenecen los personajes y para escenificar esa mezcla cultural desarrollada por los jóvenes escritores de la década de 1960, en constante contacto con otras culturas, ya sea por la música, los libros o cualquier otro medio de comunicación.

LenguaPopularLa literatura De la onda guarda novelas, cuentos y poemas donde se introduce a los jóvenes como los personajes principales, pero no vistos desde los recuerdos del viejo escritor (como se había dado en la literatura mexicana de décadas anteriores), sino vistos desde los ojos jóvenes del escritor. Es decir, los autores De la onda escriben sobre la juventud desde la juventud. Se distinguen por empezar su obra literaria desde los 16 años de edad, lo cual resultó innovador, ya que les daba una visión completamente distinta a lo expuesto en sus obras.

Por eso, para José Agustín el lenguaje coloquial

es un baluarte de la contracultura, y ha sido una gran renovación en el terreno del arte popular. Tiene como característica esencial conjuntar la alta cultura con la cultura popular (Teichmann, 1987, p. 60).

Esto tiene que ver con algo poco discutido –o tomado en cuenta– por los críticos literarios manifestados en contra De la onda: la accesibilidad de las obras. El uso del lenguaje coloquial elimina las barreras socioculturales, ampliando la cantidad de lectores capacitados para acceder a su obra, pues resulta un lenguaje conocido por todos y avalado, no por jergas o tecnicismos inventados, sino por la experiencia generacional de una sociedad.

Es curioso que, a pesar de su lenguaje aparentemente extraño, uno puede leer el cuento ¿Cuál es la onda? y entender el mensaje esencial, así como su historia, sin mayor conflicto. Con esto último, se descubre una característica más: la atemporalidad de la corriente, pues puede ser ubicada en la juventud de cualquier generación. Al respecto José Agustín menciona:

Otra posición de la crítica muy conservadora fue la que dijo que mi lenguaje no iba a perdurar nunca. Hace 20 años ya de esto, ¿no? Y sigo en pie. Tomaron la cosa desde una base muy estrecha (Teichmann, 1987, p. 72).

En tal caso, resulta importante reconocer la confrontación como un error en la concepción del término De la onda, pues quizá cierta parte de la crítica o del público tomó la corriente de una forma muy visceral. El choque generacional derivado de esta corriente literaria generó un sentimiento de agresión infringido por los planteamientos que hacían estos jóvenes escritores, los cuales simplemente estaban plasmando a su manera, con un estilo propio, la forma en que cada uno concebía la vida, y más aun, los eventos suscitados en su contexto.

Por lo tanto, no se puede juzgar a la corriente solo por el tipo de lenguaje utilizado, porque es una forma de expresión con intenciones específicas y ajustadas a su contexto social. Por eso, José Agustín declara:

Quizá manejo el lenguaje coloquial con cierto grado de brillantez que resulta atractivo. Pero hay áreas en todo lo demás que ya he escrito que tienen todas las densidades artísticas imaginables (Teichmann, 1987, p. 64).

LaTumba

Lo anterior resulta cierto. Si revisamos otras obras de José Agustín, como La panza del Tepozteco, Ciudades desiertas o La tumba (por mencionar algunas), nos damos cuenta que el estilo y la temática son muy diferentes, porque otra de las características de estos autores De la onda es su capacidad y gusto por experimentar con las reglas literarias en todos los sentidos.

Incluso, dentro del mismo cuento ¿Cuál es la onda?, si ponemos mucha atención, nos damos cuenta que cada forma y palabra (inventada o no) tiene una intención; es decir, no está puesta nada más porque sí. Por ejemplo, en una frase en posición vertical (Agustín, 1996, p. 166) menciona sarcásticamente a un ex presidente y por eso esta puesta como en forma traviesa para que concuerde con el mismo tono. También, existen otras palabras separadas en renglones como para hacer pausa o énfasis en ellas. Así, podríamos continuar y encontraríamos muchos ejemplos más.

Entonces, realmente resulta difícil excluir al género De la onda de las corrientes literarias. Sobre todo porque fue un género producto de un evento histórico, parte aguas en el rumbo tomado por México en la década de los 60. Y como nadie lo pudo haber dicho mejor:

El lenguaje utilizado en mi obra literaria no es un dialecto regional, sino que es el lenguaje de la ciudad y tiene cierta universalidad. No es una reproducción fotográfica del lenguaje; o sea, yo no me fui con una grabadora a oír el lenguaje coloquial y a reproducirlo mecánicamente. Se trata de una elaboración artística, un lenguaje totalmente inventado que forma parte de mi arsenal estilístico (Teichmann, 1987, p. 65).

Bibliografía

0 comments on “¡Qué razón tienes, José Agustín!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: