Entretenimiento

Un músico vagabundo

Escribir sobre un personaje tan emblemático en la historia de la música contemporánea no es nada fácil y más cuando la admiración que se le tiene es enorme.

Escribir sobre un personaje tan emblemático en la historia de la música contemporánea no es nada fácil y más cuando la admiración que se le tiene es enorme. Uno quiere cuidar cada una de sus palabras para hablar de él de la manera más justa y adecuada, haciéndole mérito a todo lo que significó para una generación de cambio, de excesos, de luchas y de ideales, como lo fueron los años 60.

Me refiero a Bob Dylan, el gran maestro de la música folk, el gran narrador de historias acompañadas de acordes y personajes reales y fantásticos. No por nada hasta le otorgaron el Premio Nobel de Literatura, así como el reconocimiento Príncipe de Asturias de las Artes y un Premio Pulitzer, todos sin salirse de su faceta de músico.

Su voz no es precisamente la más bella; sin embargo, su aspecto desalineado conquistó a más de una fan y sobre todo las letras de sus canciones calaron y siguen calando hondo. Injusticias, racismo, desigualdad social, abusos de autoridad, todas fueron materias de inspiración para Bob. El amor, el desamor, la traición de los amigos, incluso el surrealismo, la poesía, el folk, blues y el rock, son temas y corrientes que también se encuentran en sus canciones.

Letras, todas las letras

No hablaré en orden cronológico de sus canciones, pero como sea, vale la pena hacerlo. Quizá Blowin’ in the wind y A hard rain’s a gonna fall fueron las canciones que se convirtieron en himnos de una generación aguerrida, pero son tan solo dos pequeñas piscas de toda su producción. Knockin’ on heaven’s door puede ser un ejemplo de las múltiples canciones de Dylan que otros hicieron famosas, como fue el caso de ésta en la voz de Axl Rose, vocalista de Guns N’ Roses, durante los 80.

The lonesome death of Hattie Carroll es otra canción que levantó la voz para denunciar la injusticia de un asesinato, o sencillamente It ain’t me, babe que dicen que la compuso para aquellos que le exigían algo que él no era (o para un desamor, dicen). Like a rolling stone es un breve recordatorio de la diferencia entre clases sociales y Mr. Tambourine man que me recuerda mi infancia y mis problemas para dormir por esa búsqueda incesante de una guía llamada libertad.

librobobdylanPero ya no diré nada más… Mejor recomiendo ampliamente el libro Bob Dylan. Letras 1962-2001, editado por Océano. Se trata de la recopilación más completa de todas las canciones escritas por el maestro, incluso, las que fueron descartadas en algunos de sus discos. Es un libro de 1,247 páginas donde la traducción fue sumamente cuidada, así como su edición. El tratamiento que se le da a cada una de sus letras en este libro resalta la calidad poética de Bob. No es un simple cancionero, sino una verdadera compilación literaria de obras completas, a la altura de cualquier autor merecedor de un Premio Miguel de Cervantes.

Además, vale mencionar la emoción que me causó cuando me fue enviado a la editorial donde trabajaba, tanto que hasta despertó la curiosidad de una colega que, a pesar de que no conocía al maestro y nunca había oído hablar de él, le basto con hojear el libro y leer algunas de sus canciones para salir corriendo a la computadora a buscar las canciones en YouTube y hacer de su mañana todo un descubrimiento.

Compartir un libro así es una experiencia maravillosa, la cara de emoción de mi padre, aquel melómano que desde niña me acercó a lo mejor de la historia de la música, me lo dijo todo. Y ni hablar de la euforia de una absolutamente fanática de la época, quien incluso me confesó que en cuanto me distrajera me arrebataría esta joya de las manos.

Sencillamente, si quieren conocer a Bob, con este libro y sus canciones en unos audífonos pueden verdaderamente viajar en el tiempo y deleitarse.

Todos son Bob Dylan

Otra manera más onírica de acercarse a este gran músico es a través de la película Mi historia sin mi (I’m not there), estrenada en los cines en 2007 y que fue merecedora de nominaciones a distintos reconocimientos, en especial, por la actuación de Kate Blanchett, quien junto con otros cinco actores más (Christian Bale, Marcus Carl Franklin, Richard Gere, Heath Ledger y Ben Whishaw), interpreta de manera magistral a Bob. Cada uno representa siete personajes “dylanianos” que son tan solo modestos asomos a las distintas vidas del cantante.

peliculabobdylanEsta cinta es obra de Todd Haynes, conocido cineasta creador de películas basadas en la vida de cantantes y artistas, quien además consiguió el visto bueno de Bob para contar su historia.

Definitivamente, es una película que vale la pena ver, incluso, si uno no es muy fan, pues es un viaje provocador a los años 60, 70 y 80 en Estados Unidos, acompañado de la música excepcional del maestro Dylan.

Y si eso no fuera suficiente, el soundtrack consta de dos discos que contienen una buena recopilación de las canciones de Bob más emblemáticas, representadas por un sin fin de artistas y bandas que le rinden homenaje, como Jack Johnson, The Black Keys, Sonic Youth, Yo la tengo, Anthony and Johnsons, Karen O, Cat Power y Los Lobos, entre otros.

En México, ¿por última vez?

tourbobdylanSi se preguntaban porque hablé de Bob Dylan aquella vez y no después, aquí tienen la respuesta: el gran maestro volvió a México en 2012. ¡Sí! A sus 71 años continua viajando por el mundo para compartir su música con su Never Ending Tour, gira que comenzó en 1988 y que no abandonará –dice– hasta el día de su muerte. Aunque Bob cuente con una voz vieja, rasposa y a veces poco afinada, vale la pena verlo al menos una vez en la vida.

Directo y sin escalas…

En las siguientes ligas encontrarás la página oficial de Bob, donde suelen publicar las últimas noticias y las fechas de sus próximos conciertos; las fichas técnicas del libro, la película y el soundtrack que menciono; y un par de videos, del Bob de antes y del Bob de ahora.

 

Así lo dijo:

“Picasso había fracturado el mundo del arte y abierto en él una brecha enorme. Era un revolucionario. Yo quería ser así”.

Bob Dylan, en Bob Dylan. Letras 1962-2001, Océano, 2011, p. xiii

0 comments on “Un músico vagabundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: