Finanzas

Inversiones en la nube

Hace 25 años era casi imposible que un inversionista colocara dinero en algo que no se podía tocar. Los tiempos han cambiado. Ahora el dinero flota en el aire, para decirlo mejor: navega en internet.

Hace 25 años era casi imposible que un inversionista colocara dinero en algo que no se podía tocar. Los tiempos han cambiado. Ahora el dinero flota en el aire, para decirlo mejor: navega en internet.

Las empresas de tecnología, conocidas también como puntocom, han invadido los mercados financieros. El más importante en Wall Street. Facebook, LinkedIn, Yelp, Google, Zynga, Twitter, Baidu, Pandora Media, Yahoo! y ahora hasta SnapChat, se han convertido en las estrellas de las Bolsas de valores y las favoritas de los inversionistas.

Pero cuando se compran acciones de estas empresas, ¿en qué se invierte? La respuesta es fácil: en innovación tecnológica. Diversos proyectos como las redes sociales que la mayoría de nosotros tenemos en el celular han sido desarrolladas con recursos que han recogido de los mercados financieros, en muchos de los casos, antes de ir a Bolsa. Es decir, estos proyectos primero obtuvieron dinero de inversionistas independientes.

“Hace cuatro años, el sector de la tecnología cotizaba 15% debajo de su valoración actual en el S&P 500, lo que supone un importante contraste respecto de la prima histórica cercana al 160% durante la burbuja tecnológica”, asegura Peter Garnry, analista de mercado de Saxo Bank.

“Las acciones de este sector suelen gustar porque son el principal factor de crecimiento de la productividad que necesita la economía para generar incrementos en la renta per cápita de largo plazo”, comenta. No obstante, afirma que hubo un reducido grupo de acciones tecnológicas que cotizaron con una enorme prima cercana al 700% por encima de la valoración de mercado, casi desafiando la Ley de la Gravedad que imperaba en los mercados financieros.

inversionesderiesgoEstas acciones recibían el nombre coloquial de las Cinco Gordas: Amazon, Netflix, Twitter, Pandora Media y Yelp. Invertir en este tipo de acciones no es cosa nueva. El gran boom ocurrió justo al inicio del siglo XXI, después de que el Nasdaq tocará máximos históricos y sobrepasara los 5,000 puntos. Con el tiempo, las acciones de estas empresas fueron perdiendo atractivo, pero aún son consideradas entre los inversionistas como parte fundamental de sus portafolios.

Al igual que otras empresas que cotizan en Bolsa, las puntocom tienen ventajas, pero también plantean incógnitas. Su potencial de revalorización es más alto que el de otros sectores, pero al igual sus pérdidas. Esto se debe a los fuertes cambios que presentan en cada sesión.

En noviembre de 2013, cuando Twitter se unió al NYSE, el precio de su acción se situó en los $45.10 dólares, muy por encima del precio de la IPO en $26 dólares. Durante los primeros minutos, el precio fluctuó enormemente hasta que por fin, la pantalla de órdenes de compra alcanzó el punto clave, elevando el precio de la acción hasta los $50.09 dólares. Pero el entusiasmo duró poco, ya que el precio de la acción regresó rápidamente al precio de apertura de $45 dólares y después llegó incluso a rondar los $44 dólares. No todo es miel sobre hojuelas. La red social de microblogging reportó que, en 2013, sus ingresos crecieron 109%, mientras que sus pérdidas fueron por $645 millones de dólares. “El mensaje clave para los inversionistas fue que esa valoración a futuro suponía que el riesgo bajista sería significativo, si Twitter no cumplía con las previsiones de la siguiente publicación de resultados”, aseguró Garnry.

El efecto descrito volvió a suceder –como un déjà vu– cuando Facebook salió a Bolsa: bajó un 11% en su segundo día de negociación. A pesar de que la mayoría de las empresas denominadas puntocom tienen un reconocido prestigio, también cuentan con algunas debilidades. La volatilidad en su cotización en ocasiones es demasiada alta. Otros sectores un poco más tangibles suelen presentar menores fluctuaciones. Mientras que en las empresas de tecnología la oscilación en el precio de su acción puede ser de hasta un 10% en una sola jornada, hay papeles de empresas que no sobrepasan el 5%.

puntocomAndrés Cardenal, analista de Saxo Bank, explica hay que tener en cuenta que los riesgos de estas firmas son elevados. “Muchas de ellas no han consolidado un modelo de negocios sostenible en el tiempo y puede resultar complejo analizar sus perspectivas de expansión y su dinámica competitiva. Además, sus cotizaciones han mostrado una volatilidad bastante superior al promedio en su etapa inicial de cotización bursátil”, expone.

El experto indica que si bien el negocio en el que se invierte puede parecer rentable, desarrollar y comercializar los nuevos productos puede ser un trabajo de largo plazo. “Las firmas compiten entre sí en las mismas áreas, lo que significa que es complejo analizar las perspectivas de cada una, especialmente cuando son pequeñas”, comenta.

El proceso de inversión cada vez es más decisivo en nuestra vida. Desde el punto de global el mercado financiero es el más decisivo de nuestra economía. Es por eso que cada decisión es invaluable.

0 comments on “Inversiones en la nube

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: