Tecnología

Dos opciones antes que la piratería

México es uno de los países con índices de plagio más elevados, y esto pone en riesgo negocios internacionales con altos estándares legales.

México es uno de los países con índices de plagio más elevados, y esto pone en riesgo negocios internacionales con altos estándares legales.

En 2013, el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) dio a conocer en su estudio Nuevas tendencias de protección en materia de propiedad intelectual, retos y oportunidades para México que, en nuestro país, el 57% de la empresas utiliza software ilegal. Esto es, programas de computación que no pagan la licencia debida por su uso.

El problema es grave, no solo por las pérdidas que genera para la industria del software, sino porque pone en riesgo las operaciones de cientos de empresas mexicanas, que son vulnerables a virus y fallos en el sistema en cualquier momento.

PirataIncluso, otras encuestas realizadas por la Brújula Profeco señalan números aún más alarmantes, donde 7 de cada 10 empresas utiliza software ilegal. Ante este problema, en Estados Unidos se está discutiendo la posibilidad de elevar a escala federal una ley que por el momento opera solamente en los estados de Louisiana y Washington, la Ley de Competencia Desleal, que impide las exportaciones de empresas que hacen uso de software ilegal.

De acuerdo con el director de Tecnología del IMCO, Rodrigo Gallegos, esta decisión tendría un impacto significativo en nuestro país, ya que al ser Estados Unidos nuestro principal socio comercial, esta ley provocaría una pérdida económica a México equivalente a 4% del Producto Interno Bruto (PIB), además de la afectación de más de 500 mil empleos.

Bajar la piratería del 50% o 70% a tan solo 19% (que es el margen aceptado en Estados Unidos) resulta todo un reto, no solo de ética, sino de economía para muchas pequeñas y medianas empresas con dificultades para enfrentar el problema.

Sin embargo, está visto que buena parte del problema de la piratería de software se debe también a un desconocimiento de opciones que el propio mercado lleva ofreciendo desde hace algunos años con algunas licencias más económicas o a la medida de lo que las empresas requieren.

Software libre o software gratuito

OpenSourceAntes de entrar de lleno, distingamos que libre y gratuito no son lo mismo. El software gratuito es aquel que se desarrolla mediante un esquema en el que los ingresos se obtienen de fuentes distintas al usuario final –ya sea por subvenciones, patrocinios o publicidad (como funcionan algunas aplicaciones móviles)– para ofrecerlo sin un aparente costo a quien lo va a utilizar. Es decir, no es que sea absolutamente gratis, sino que los ingresos que obtiene el desarrollador de dicho software los consigue a través de otra fuente que no es el usuario final.

También se le conoce como software gratuito a aquel que ofrece ciertas funcionalidades básicas sin pago, mas de usarse de manera profesional o con versión extendida, entonces sí tendría un costo. Este modelo lo vemos en aplicaciones de telefonía como Skype o en suites más completas como el OpenOffice, que sirve como sustituto del MicrosoftOffice.

LinuxEl software libre es un concepto inventado en 1984 por Richard M. Stallman, quien desarrolló un proyecto llamado GNU, con el fin de proporcionar un reemplazo del sistema operativo que respetara la libertad de quienes lo usan. Este reemplazo es hoy lo que conocemos como Linux. Además, Stallman fundó la Free Software Foundation, una organización sin ánimo de lucro con el objetivo de promover y educar al público de todo el mundo acerca del uso del software libre.

Ambas opciones pueden ser una respuesta para evitar la piratería. Incluso, la especialización del mercado laboral de ingenieros en sistemas computacionales abre la posibilidad a las compañías de desarrollar un software propio, para así evitar el pago de licencias.

Subirse al tren del primer mundo

MemeNo cabe duda que el reto es mayúsculo, pero si queremos subirnos al tren del primer mundo no hay otra opción que seguir la vía legal. Pagar los derechos de quien ha desarrollado una tecnología implica reconocer el trabajo de los demás. Por lo que empresas y personas deben darse a la tarea de encontrar software que se ajuste a las necesidades y posibilidades de las mismas. Crear presupuestos, amortizaciones y capacitar al personal en el uso de todo el potencial que tienen los programas son otras maneras de hacer más eficientes los gastos en tecnología.

0 comments on “Dos opciones antes que la piratería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: