Ingeniería Tecnología

No es la ‘matrix’, pero se parece

¿Qué pasará con todos aquellos trabajadores que realizaban aquello que ahora realiza una máquina automatizada?

Por Oscar Arellano

¿Qué pasará con todos aquellos trabajadores que realizaban aquello que ahora realiza una máquina automatizada?

FenomenoSustitucionDesde la revolución industrial, la tecnología ha crecido de manera exponencial. Hoy se puede observar a un robot realizando el trabajo que anteriormente realizaba un ser humano. Este fenómeno de sustitución se debe a que una máquina puede ser capaz de realizar la misma labor que una persona, en un periodo menor, con un costo más bajo o con un nivel escaso de. Sin embargo, dicha sustitución entra en conflicto cuando se enfrenta con la creciente oferta laboral. ¿Qué pasará con todos aquellos trabajadores que realizaban aquello que ahora realiza una máquina automatizada?

Un caso japonés

Un ejemplo del paso a la producción automatizada se dio en la industria automotriz. En Japón, se comenzó a implementar el uso de máquinas automatizadas para realizar el ensamblaje de los vehículos. Con las máquinas, los japoneses ensamblaban un automóvil en 15 horas, mientras que los europeos lo hacían en 35 horas, utilizando trabajadores como mano de obra[1]. Sin duda, la transición le otorgó a Japón una ventaja competitiva con respecto a Europa en términos de tiempo de producción.

Las empresas entienden la automatización de procesos como una técnica rentable; sin embargo, existe el lado oscuro de la luna: con la sustitución de trabajadores por máquinas se frena el crecimiento económico. La automatización de procesos industriales es una variable que reduce la demanda laboral por parte de las empresas: ahora se necesitan menos empleados para realizar el mismo proceso. Esto genera que la tasa de desempleo incremente, lo que estanca el flujo circular de la renta e impide que se produzca crecimiento económico. Gracias a esto, la automatización de procesos solo beneficia a unos pocos y no permite mejorar la calidad de vida de las personas de manera equitativa.

Calidad hecha a mano

ManoDeObraEs por esto que algunas empresas empiezan a optar por la continuidad de los procesos realizados por personal humano. Además, los robots de manufactura son relativamente recientes y no todos confían en ellos. Por otro lado, existen trabajadores de alta calidad y con amplia experiencia, lo que permite que las compañías puedan presumir de una ‘calidad hecha a mano’, donde se percibe un producto más artesanal, en lugar de ser el resultado de una línea de producción con máquinas. Esto puede otorgarle un valor agregado al producto y una reputación a la empresa.

LibroToyotaToyota –siendo una de las empresas japonesas donde comenzó la producción por medio de robots en la industria automotriz– está regresando a la producción por medio de la mano de obra humana. Toshiaki Kawai, presidente de Toyota, dice que quiere volver a la experiencia de los trabajadores que se les llamaban ‘dioses’ por su gran conocimiento. Este comportamiento hace que Toyota dignifique a sus empleados y al mismo tiempo genere un valor agregado al producto que se vende.

La sustitución de robots por seres humanos no es como la muestran en Hollywood: con robots antropoformes controlando a una humanidad sumisa; más bien, se da de manera discreta en todas las industrias del mundo. Este fenómeno es un arma de doble filo: genera mayor producción, pero también mayor desigualdad económica.

HombreVSrobotEs bien sabido que ha incrementado el número de máquinas que sustituyen al ser humano, incluso en la industria médica, mas es imposible que toda la producción mundial esté basada únicamente en ellas, pues aún hay empresas que prefieren la excelencia y el valor agregado en materia ética –que solo un empleado puede generar– sin mencionar que todavía existen tareas que involucran un nivel de razonamiento que los robots no poseen con la tecnología actual, ni tampoco sabemos con certeza cuánto nos pueda beneficiar un futuro así. Definitavemente, es un tema que nos da para seguir reflexionando extensamente…

_______________

[1] Velázquez García, Leticia (sf). “Principales características de la reestructuración de la industria automotriz”, El Cotidiano, vol. 20, núm. 128, noviembre-diciembre, 2004.

 


Sobre el autor

OAOscar Arellano es estudiante de ingeniería en mecatrónica. Le gustan los retos, se aburre si pasa mucho tiempo en la zona de confort… ¡Ah! Y dirige un proyecto universitario relacionado con drones. Lo puedes seguir en Facebook, Twitter, LinkedIn o enviarle un correo electrónico.

 

0 comments on “No es la ‘matrix’, pero se parece

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: