Salud

Eres lo que comes, y lo que comen los animales

La protección de los derechos de los animales no es solo un asunto de moda, sino de salud pública, porque lo que ellos se llevan a la boca, eventualmente te lo llevarás también a la tuya.

Por Cris Vales

La protección de los derechos de los animales no es solo un asunto de moda, sino de salud pública, porque lo que ellos se llevan a la boca, eventualmente te lo llevarás también a la tuya.

AmorAnimalEn la actualidad, los derechos de los animales han tomado una fuerza sin precedentes. Sin importar si se refieren a una mascota, al ganado utilizado para producir carne o a la experimentación con cosméticos, el cómo tratar a los animales se ha convertido en un asunto importante en la agenda de gobiernos y ONGs. Nunca antes había existido tanta insistencia para respetar la dignidad de todos los seres vivos. Dicha búsqueda de derechos se extiende, por supuesto, a cómo alimentamos a los distintos grupos animales.

Recientes investigaciones conducidas por organizaciones pro animales –y, en algunos casos, gobiernos– han evidenciado un problema en la manera en que los alimentamos. De ahí viene la urgente necesidad de identificar qué es sano y qué empresas respetan estos nuevos descubrimientos.

No es un asunto de moda, sino de salud

Los resultados arrojados por estos estudios marcan tendencias sobre qué alimentos son los indicados para ser consumidos por la fauna que, en algún nivel, interactúa con los humanos. Es decir, dichos índices se inclinan a aquellos que podrían ser consumidos por personas: carne fresca, vegetales de cosecha o granos de primer nivel.

PETAOrganizaciones como PETA recomiendan este tipo de medidas para garantizar la salud de mascotas, carne que comemos y productos animales que consumimos. La idea es utilizar productos que sean más sanos, tengan mayores regulaciones en su tratamiento y que prevengan enfermedades en el futuro.

Pero, ¿es una medida realista? La respuesta es no. Como indica el Journal of Animal Science en un estudio publicado en 2014 sobre alimentos genéticamente diseñados para alimentar animales, esta tendencia viene de la mano de varios problemas. En primera instancia ese modelo alimenticio no es sostenible. La comida es cara si se considera para grandes estructuras agrícolas. No solo eso, las estructuras de producción no son suficientes para soportar este consumo masivo. En resumen, nuestros recursos naturales no son suficientes para dar comida “humana” a los animales.

GranosSin embargo, se han propuesto otros enfoques que concilian los derechos de los animales con la sostenibilidad financiera y ecológica. Estos enfoques se han filtrado a organismos internacionales que buscan regular y garantizar la calidad de los alimentos que consume la fauna antes mencionada.

¿Qué estamos haciendo?

En México existe el Consejo Nacional de Fabricantes de Alimentos Balanceado y de la Nutrición Animal (CONAFAB), que tiene como misión garantizar la producción del buen alimento para todo tipo de animales. Y no solo eso, pretenden crear las condiciones necesarias en dichas empresas para que la producción fluya sin problemas. Sus aliados lo saben, y todas aquellas empresas que son miembro del organismo tienen clara esta responsabilidad.

CONAFABLa CONAFAB ofrece respuestas a todas estas preguntas de la mano de empresas responsables que garantizan la calidad de sus productos. Ellos se agrupan en pecuario, premezclas, mascotas y acuícola, abarcando el abanico de fauna que atiende estas preocupaciones de una manera responsable y humana. Y es que, como bien establece el Journal of Animal Science, la respuesta está en regular y garantizar la calidad de estos productos. Hay una posibilidad de mejorar la fórmula si se adhiere a las regulaciones existentes. Pueden venir de la naturaleza o ser genéticamente creados, pero dichos preceptos mantendrán la calidad de los productos a disposición del público y de las granjas agrícolas.

No perdamos de vista que contar con alimentos que garanticen la salud de los animales tiene un efecto directo en nosotros, los humanos. La responsabilidad está ahí y debemos considerar la salud de ellos como si fuera la nuestra. Al consumir productos animales nos atenemos a cómo vivieron y de qué se alimentaron. Es entonces, de vital importancia, estar consientes que, eventualmente, comemos lo que ellos comen. Piensa en ello y lee las etiquetas del alimento que estás utilizando para alimentar a tu ganado o mascota, puede que te lleves una sorpresa.

 


Sobre la autora

CV

 

Cris Vales, periodista y amante del cine, radicada en Madrid. Puedes seguirla en Twitter, Facebook o LinkedIn. También colabora en revistas como Entrepreneur, Cinepremiere o Dónde Ir.

0 comments on “Eres lo que comes, y lo que comen los animales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: