Ingeniería

Cómo desechar un foco ahorrador

Las lámparas fluorescentes son aliadas de nuestra economía, pero hay que saber cómo deshacernos de ellas cuando ha terminado su vida útil.

Por Ricardo Alonso

Las lámparas fluorescentes son aliadas de nuestra economía, pero hay que saber cómo deshacernos de ellas cuando ha terminado su vida útil.

Si bien es cierto que el uso de las nuevas lámparas ahorradoras trae grandes beneficios –como un considerable ahorro de energía y una mayor durabilidad– también su desecho puede acarrear graves problemas si no se toman las medidas necesarias.

A través del programa gubernamental Luz Sustentable, en los últimos años se han puesto en los hogares mexicanos más de 40 millones de estas lámparas, pero poco se ha hablado de la importancia de desecharlos correctamente.

El problema radica en que las también llamadas lámparas fluorescentes compactas autobalastradas (LFCA) contienen mercurio, en una cantidad que varía entre 5 y 20 miligramos. Cuando son desechadas directamente a la basura, sin las medidas apropiadas, pueden contaminar al ambiente e incluso dañar la salud del ser humano.

Ahorrador1

A la fecha, se trabaja en una normatividad que exija a los fabricantes señalar en el empaque el procedimiento de desecho apropiado y los efectos que estas lámparas pueden causar al ambiente. Mientras tanto existen algunas medidas básicas que no está demás tomar en cuenta para evitar daños y ayudar a contaminar lo menos posible.

¿Cómo deshacerse de ellas?

Según los especialistas, si un foco de estos se funde, antes de depositarlo directamente en la basura inorgánica, hay que ponerlo dentro de una bolsa resellable, perfectamente cerrada, para evitar que en caso de que se rompa se derrame el mercurio que lleva en su interior. De no contar con una bolsa de este tipo, habrá que introducirlo dentro de dos bolsas de plástico convencionales y cerciorarse de que queden perfectamente amarradas para evitar fugas.

Ahorrador4Por otro lado, si el foco llega a romperse dentro del hogar, lo más recomendable es abrir las ventanas, desalojar la habitación y dejar que el aire circule por un lapso de aproximadamente 15 minutos. Después, se pueden recoger los desechos, usando guantes y cubrebocas para ponerlos igualmente dentro de una doble bolsa o un empaque resellable.

Este procedimiento no es para alarmarse, pero si todos aprendemos a manejar mejor los desechos, podremos impactar en menor medida al ambiente. Así que ya sabes qué hacer con los focos ahorradores cuando hayan cumplido su ciclo de vida.

 


Sobre el autor

RA

 

Ricardo Alonso, periodista dedicado a viajar por México y el mundo. Puedes seguirlo en Facebook. También colabora para el periódico El Economista.

 

0 comments on “Cómo desechar un foco ahorrador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: